Recuerda alguna vez haber dicho:

L “que situación tan horrible”

L “yo no puedo con eso”

L “la vida es muy difícil e imposible”

L “ese no es mi problema”

L “estamos en la olla”

L “mi vida es un desastre, que marido, que hijos”

L “nunca he tenido nada”

L “todo me lo han negado”

L “pero haga algo” “pero a que horas”

Todos los anteriores, son disfraces de la pereza, estas son disculpas de los señores que beben, de las señoras perezosas, de los muchachos mediocres y las niñas inútiles. Para que se lamentan sí todo su tiempo libre lo malgastan en charlas inútiles con otros perezosos disfrazados, tomando alcohol, fumando o encerrados en la casa lamentándose de su situación difícil.

Para mejorar la situación es necesario como primera mediad moverse, ser activos, salir a buscar las oportunidades, levantarse temprano, recogerse tarde pero trabajando, desarrollar otra actividad en sus tiempos libre, sino tiene trabajo, idear un ingreso, buscar una forma de entrada de dinero para vivir decorosamente.

Estrategias:

  1. Es necesario tener una idea, crear algo, de acuerdo a nuestras capacidades.
  2. Ser objetivos, aterrizados, tomemos papel, lápiz y calculadora, hagamos cuentas, visualicémonos mas allá. Seamos “vivos”, recuerde: quien es vivo es pícaro, ante todo la honestidad y la calidad en todo lo que hacemos.
  3. Seamos ordenados, por mas que nos presiones, por mas que nos obliguen a cosas casi imposibles, sean personas o circunstancias, no abandonemos el orden, debemos crecer pero con orden.
  4. Seamos constantes, tenaces. En muchas ocasiones las ideas son buenas pero la gente se aburre, porque la parte difícil en el desarrollo de una idea es el trabajo, la gente ve el trabajo como sufrimiento o sacrificio; esto es PEREZA.
  5. Eliminemos de nuestro vocabulario el NO PUEDO, SOY DE MALAS, estos términos negativos frenan nuestra evolución y atraen lo malo.